Constantino el Grande y Daniel el Profeta: problemas de iconografía e ideología en la Constantinopla constantiniana

Teodoro Crespo Mas

Resumen

En el presente artículo proponemos reconsiderar la veracidad de un pasaje de la Vita Constantini (III, 49) de Eusebio de Cesarea, que distintos autores, desde diversos puntos de vista, han estimado falso. La polémica gira en torno a la existencia de dos estatuas, del Buen Pastor y de Daniel entre los leones, que Constantino habría hecho poner en las fuentes de las plazas de Constantinopla, y que Eusebio afirmaba haber visto. Nuestra intención es la de demostrar que, contrariamente a lo defendido por otras interpretaciones, el significado de estas dos estatuas encajaría perfectamente en aquel contexto histórico, y podrían haber jugado incluso un rol de primer orden en un programa iconográfico-ideológico del emperador en el momento de la fundación de Constantinopla, por la necesidad de legitimar el poder unipersonal al que había llegado después de acabar con la Tetrarquía.

Palabras clave

Buen Pastor; Daniel; Orfeo; Constantino; Programa iconográfico-ideológico

Texto completo:

PDF (2,03 MB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/LVCENTVM2008.27.06